La música es probablemente, después de la historia, el elemento más importante de un buen juego, lo podemos ver reflejado en títulos como Kingdom Hearts, Skyrim, Dark Souls, entre otros. Pero, ¿qué pasa cuando tu elemento principal se vuelve la música? De la nada te ves dando saltitos como niño pequeño, al ritmo de la canción de turno recorriendo mazmorras, y matando lo que se cruce por tu camino. Eso es Crypt of the Necrodancer.

Crypt of the Necrodancer nos plantea lo siguiente:

Somos Candence, una joven mujer la cual en contra del deseo de su tío va a la cripta del Necrodancer a buscar a su padre. Cavando para encontrar una entrada, ella cae y se golpea la cabeza con una roca quedando herida de muerte. Es aquí donde aparece el Necrodancer, nos roba el corazón, y lo maldice a latir por siempre al ritmo de la música, para luego llevárselo a lo más profundo de la cripta.

Candence despierta con una sensación extraña de vacío, pero dispuesta a cumplir su cometido y recuperar su corazón.

Parte de la secuencia de introducción que se nos da antes de llegar a la pantalla de carga del juego

Danza, danza hasta la muerte

El juego es un Dungeon Crawler (avanzar lentamente por una mazmorra) con elementos de rougelike (exploración de mazmorras), en este caso, las mazmorras son tu pista de baile, y en cada nivel  tendrás una melodía sonando, la cual debes seguir a un determinado ritmo para poder avanzar.

Cada canción es distinta, cambiando tanto el ritmo como el tempo de composición, podemos pasar de una canción más “tranquila” con un beat suave el cual hará que tu camino sea más  “sencillo”, y al siguiente nivel la velocidad del beat aumenta, cambiado así de ritmo.

Pese a lo complicado que podría llegar a ser, todas las canciones son pegajosas por lo cual no demorarás mucho en acomodarte al ritmo de cada una de las melodías compuestas por Danny Baranowsky (Super Meat Boy, The Binding of Isaac), quien pasa por una extensa gama de estilos, los cuales pese a tener como elemento principal la música electrónica  varían desde la conga, el metal, el jazz, entre otros.

Por ello, la música se vuelve el elemento fundamental en el juego, ya que tú, los monstruos, y los jefes seguirán el ritmo de la canción y solo podrás avanzar si sigues el beat que te muestra la pantalla, el cual se representa con el corazón que te robaron.

¿Sátira al Dungeon Crawler? NO

Si bien la premisa de la historia puede sonar algo cómica, el juego se toma muy en serio lo que es, si bien se lo toma con humor a partir de este concepto nuevo, el juego es derechamente un Dungeon Crawler, pero musical.

Toma cada canción para que los momentos de acción sean distintos y a diferentes ritmos, te obliga a explorar para encontrar elementos que ayuden a tu exploración, ves minotauros, esqueletos, dragones, brujas, golems, tienes una tienda dentro de cada nivel, y sumado a esto debes tener reflejos y saber tomar decisiones rápidas ya que no deja de ser un rougelike.

El juego de todas formas se toma con humor el aspecto musical dando por ejemplo a uno de los jefes, el cual posee la estetica de instrumento musical.

El juego es injusto…No, es tu culpa

En el punto anterior mencionaba que el juego no es una sátira directamente por un punto esencial, sigue siendo un dungeon crawler con filosofía de rougelike.

El hecho de que sea rítmico es justamente lo que añade dificultad al juego, ya que te obliga a pensar de dos maneras si no estás acostumbrado a seguir ritmos, la primera es tratar de seguir el ritmo centrándonos en esto, y la segunda va relacionada con la rapidez de la toma de decisiones.

El juego aprovecha el elemento rítmico para castigarte siempre que puede, si no conoces el patrón de ataque de un monstruo o su poder, puedes subestimarlo y mandar la partida a mejor vida; todo esto sumado a que partes técnicamente sin nada y que estás obligado a explorar, conseguir dinero, ir a las tiendas, matar monstruos para obtener más dinero, o gemas las cuales en la pantalla de inicio agregarán ítems que aparecerán en la partida.

Si no te concentraste lo suficiente o hiciste un movimiento en falso, te pueden atacar de cualquier lado, si no calculaste la distancia que recorrerías al colocar una bomba, te harás daño, si no respondes el patrón rítmico, no te moverás y los monstruos si avanzarán.

El juego es difícil, eso es indiscutible y es justamente eso lo que lo vuelve tan adictivo, porque pese al ensayo y error, nunca tendrás 2 partidas iguales, ni tendrás los mismos ítems, los boss de turno pueden cambiar. En resumidas cuentas, es aprender del juego para superarlo.

Una mala decisión o paso en falso hará que cualquier de las cosas que te rodea te harán sucumbir .

Tomándose con humor pero sin perder su esencia de juego, esto se ve reflejado en los Bosses en su mayoría con temática musical. En general es un muy buen título cuya banda sonora es, en mi opinión, espectacular, posee una dificultad más o menos elevada, pero es esto mismo lo que genera que sea adictivo, si bien la historia es sencilla el juego con su sencillez en términos técnicos, te atrapa desde el inicio.

El juego es para PC (incluyendo OS X y Linux), PS4, PSvita, XBOX ONE y para IOS.

Puedes comprar el juego en Steam acá o para IOS acá

Trailer:

 

Comments

Reseña Panorama
Gráficos
7
Gameplay
8
Soundtrack
10
Historia
6
Compartir