Los speedrunner ya son verdaderos protagonistas en la escena gamer, porque al competir por terminar juegos en el menor tiempo posible, marcan un precedente en la competencia, por eso es que un jugador finalizó Super Mario Odyssey en menos de seis horas, marcando un nuevo récord mundial.

El jugador de origen danés Katun24, terminó el juego con un tiempo de 5:24.18, lo que le entregó un récord mundial. ¿La gracia? Es que lo realizó con los ojos vendados, un handicap altísimo y casi imposible para un player cualquiera.

Este jugador tampoco es alguien nuevo en la escena, ya que en su canal de Youtube hay speedruns de The Legend of Zelda: A Link to the Past, Super Mario World y Super Mario 64.

Comments